Viernes 23 de Marzo 2018

NUNCA MÁS

El ejercicio de la memoria es una práctica indispensable para comprender el pasado y, sobre todo, para evitar que los errores y
horrores cometidos se vuelvan a repetir.

La dictadura, a través de su aparato comunicacional, con la colaboración de los medios afines y en base al terror, produjo una
gravísima ruptura en el tejido social de nuestro pueblo.

Es nuestro deber como ciudadanos  ejercitar la memoria, cultivar el pensamiento crítico y participar en la tarea inconclusa hasta
ahora de construir una Argentina con más democracia y equidad distributiva.

“La solidaridad, uno de los pilares fundamentales del cooperativismo –decía nuestro máximo dirigente Floreal Gorini en la primera
versión de la Propuesta para enfrentar la emergencia, en febrero de 2002−, se ha convertido en una de las herramientas más
potentes para el cambio, una actitud refractaria del mundo individualista
y egoísta que nos quieren imponer. La solidaridad, un
preciado bien que está al alcance de todos,
debe ser cultivado, desarrollado, a través de la participación de los individuos en la sociedad.
Uno de
los fertilizantes más potentes es la educación, la discusión de los proyectos de cambio y el involucramiento desde las distintas
instancias de lo social, lo político, lo institucional, lo productivo, especialmente
desde la economía social”.

Galería de imágenes

Compartir en

Desarrollado por gcoop.